viernes, 17 de octubre de 2008

THE BLACK GESTAPO





SINOPSIS: El general Amed regresa a su antiguo barrio y ve como las drogas y la prostitucion se han apoderado de él. Recibiendo subvenciones del Estado organiza un grupo de lucha contra las drogas y de ayuda a los desamparados. Rapidamente sus intereses chocaran con los de la mafia blanca que no aceptan que alguien luche por dignificar el barrio. Ante erl cariz quie están tomando los acontecimientos, el segundo de Amed, el coronel Kojah decide crear un ejército para echar al hombre blanco del barrio. Ellos empiezan a vestirse con los uniformes nazis, entrenan militarmente a sus miembros e incluso se cambian los apestosos nombres de blancos por orgullosos nombres africanos. Por supuesto expulsan a la mafia de su territorio, y por supuesto son ellos los que luego se dedican a vender las drogas y a chulear a las putas. Ameh ha de hacer algo.



COMENTARIO: El cine de serie B de los años setenta y ochenta tiene cosas extraordinarias. Los que sigan mi blog ya conocerán mi pasión por determinados subproductos que, aunque vistos hoy en día provoquen vergüenza ajena, resultan tan entrañables como fascinantes. Resulta paradójico que estas películas, que en su momento estuvieron pensadas para las clases más populares y menos exigentes, hoy en día se hayan convertido en objeto de culto para frikis, gafapastas y alternativos varios. Que le vamos a hacer si somos como borreguitos.
Dentro de estas pelis de serie B hubo varias tendencias, tipologías, géneros e incluso estilos. Uno de los más apasionantes es el conocido como Blaxploitation. ¿Qué esto de la Blaxploitation? Pues películas hechas por y para un público negro (o afroamericano en el lenguaje políticamente correcto) cuyo único objetivo era lograr que los espectadores morenitos se dejaran sus dólares en películas que hablaran de sus problemas y los tratara con un mínimo de dignidad e inteligencia.
La primera de estas películas, y la que dió pie a todo el fenómeno, fue Las noches rojas de Harlem, un título protagonizado por el actor Richard Roundtree que cosechó un éxito más que considerable. Las películas de Blaxploitation contó con sus estrellas particulares (entre otras Pam Grier) y con unas características estilísticas comunes: historias sencillas pero efectivas, desnudos y violencia gratuita, funky a mogollón, pelos a lo afro, vestidos setenteros que provocan el más absoluto de los sonrojos y presupuestos escasos. Como pasa con todo, la moda se fue disipando y el subgénero degeneró hacia productos cada vez más casposos e infumables. Este The Black Gestapo sería un ejemplo terminal del grado de cutrez al que llegó la Blaxploitation.
Los que hayan leído el argumento se pueden imaginar de que va la cosa, pero hay que ver la película para creerla. De verdad que uno no acaba de entender como se puede llegar a hacer algo tan cutre, macarra y malo y levantarse por la mañana tan tranquilo. Dejando de lado la historia, los actores son de lo peor que he visto en mi vida, la violencia más gratuita que nunca (la secuencia de la castración es digna de las antologías) y el sin sentido campa a sus anchas. Si sale hasta sale una increible Uschi Digard que ni se molesta en abrir la boca.
Una curiosidad sólo recomendada para los muy frikis.

LO MEJOR: Es tan mala que resulta simpática.
LO PEOR: Todo.

TRAILER

1 comentario:

EL NEGRAS dijo...

Esta pelicula es de lo mas Psicotronica y no Friki como se dice por ahy.